Viva el ingenio

Por supuesto que creo que el ingenio es una de las fuerzas que movilizan el progreso de la humanidad y que se merece que se le ensalce en unos momentos tan duros como los que nos está tocando vivir. Ingenio para empujar innovadoras vacunas, ingenio para concebir nuevas formas de vivir en un planeta tan amenazado por el cambio climático, inteligencia y decisión que nacen de la cepa del ingenio. Pero hoy no me refiero a ese concepto genérico, sino que quiero detenerme en hablar del SATÉLITE INGENIO que ha ocupado algunas columnas en las páginas de los periódicos en estos últimos días.

Y lo hago al haber estado, en alguna manera, involucrado en la decisión final de que esa aventura de la industria espacial española llegase a buen término. Y llegó, después de algunos contratiempos de arranque, de errores que se supieron corregir, con retrasos que no se consiguieron evitar, y el satélite se montó en una lanzadera alquilada, en la que España ni su industria espacial tenían ninguna responsabilidad. Se depositaban todas las esperanzas de ese intenso trabajo en las manos de uno de los líderes globales, encargado de llevar el satélite a su sitio y dejarlo allí para que cumpliese con su misión: observar el planeta tierra y asegurarnos una soberanía estratégica en el Dato, imprescindible para sociedades que no quieran depender de terceros en algunos asuntos bien sensibles.

«…el satélite se montó en una lanzadera alquilada, en la que España ni su industria espacial tenían ninguna responsabilidad»

Fruto de esos convencimientos – ventajas indiscutibles – esperé con intensidad el momento en el que INGENIO se pusiese a trabajar y la noche del pasado día 17, seguí con pasión su lanzamiento que inesperadamente falló. Algo que puede pasar, que no debió pasar pero que pasó. Y ahí empezó algo peor que el fallo en si mismo; algunos medios de comunicación y algunos ignorantes, a través de las redes sociales, comenzaron a denostar la tecnología española, el gasto realizado, la falta de acierto de los gestores, al final a castigar a un tejido industrial español que había realizado bien su trabajo. Y eso es grave pues socaba la confianza de la sociedad española en sus propios medios; y eso en el momento en que se reclama con más intensidad que nunca que debemos incrementar, de forma notable, nuestra inversión pública y privada en I+D+I. Y se hace, justamente en un sector, el espacial que es un buen ejemplo de cómo en muy pocas décadas se puede pasar de la nada a ser un actor reconocido en el mundo global.

Si queremos cambiar el esquema actual del tejido empresarial, no estaría de más estudiar lo que se hizo en los últimos treinta años en el espacio español, que representa una buena muestra de la cooperación público-privada y del más que positivo rol del CDTI como representante de ese sector en la Agencias Europea del Espacio (ESA). Eso, y no desenfocar un fallo de otros, sería más útil para nuestra sociedad que caer en el reiterado molde de no confiar en nuestras propias capacidades. Hubo problemas que llevaron a que el proyecto fuese con retraso, problemas que se superaron y que, como suele pasar en la I+D+I – aprender de los errores – han permitido que la ESA haya encargado a España, en fechas bien recientes y a través de AIRBUS España, dos nuevos satélites LSTM de nueva generación para la observación de la tierra. He aquí, el resultado de algo implícito en la innovación: tirar del ingenio para llegar a nuevos sitios, por caminos no explorados, pero con objetivos bien definidos.

Comentarios

  • Fernando Doblas

    3 de diciembre de 2020

    Estimado Francisco, no puedo estar más de acuerdo contigo. La historia de España en la ESA es una historia de éxito. Las bases han sido un permanente apoyo del sector público español, que comprendió perfectamente que invirtiendo en la ESA y manteniendo la inversión en el tiempo, podía hacer, como así fue, que su industria se desarrollara, aprendiera, colaborara con las industrias europeas y llegara a ser una industria puntera. En España tenemos talento y capacidad a raudales. Me encanta ver cómo los brillantes jóvenes ingenieros, científicos y abogados españoles brillan al más alto nivel en la ESA y en las industrias europeas. La historia de España en el espacio debería extenderse a otros sectores clave.

    Discrepo un poco del argumento de que la industria española no tenía nada que ver en el lanzador (Vega) cuyo fallo ocasionó la pérdida de Ingenio. Como bien sabes, Vega no es “una lanzadera alquilada”; es un lanzador europeo, con una participación importante de la industria española, si bien es cierto que nuestra industria no tuvo nada que ver con el fallo (eso lo podemos asegurar incluso antes de conocer el resultado de la investigación en curso)

    Finalmente, está muy bien que la industria española haya aprendido con el desarrollo de Ingenio y que ello la haya capacitado para obtener responsabilidades importantes en programas de la ESA (la misión LSTM es una de ellas) No obstante, no deberíamos perder de vista que, si la misión Ingenio fue concebida en su día, era porque se consideró importante el acceder a los Datos que dicha misión iba a proporcionar a este país. Que yo sepa, las necesidades no han cambiado y esos datos son todavía interesantes. No comprendo por qué no se ha invocado la oportunidad de fabricar un nuevo satélite, un recurrente de Ingenio. El coste sería marginal, pues los costes de desarrollo, el segmento suelo, incluso algunos equipos de vuelo, etc, ya han sido amortizados. Además, no lo puedo asegurar porque no he tenido acceso al contrato de lanzamiento, es posible que Arianespace, si se determina que es responsable del fallo, tenga la obligación de lanzar el nuevo satélite a coste cero. En la ESA, siempre que hemos tenido un fallo en una misión, no hemos perdido tiempo en proponer la fabricación del satélite de recambio, aludiendo las razones arriba invocadas.

    Un saludo, y muchas gracias por abrir este blog.

  • Fernando Doblas

    3 de diciembre de 2020

    Estimado Francisco, no puedo estar más de acuerdo contigo. La historia de España en la ESA es una historia de éxito. Las bases han sido un permanente apoyo del sector público español, que comprendió perfectamente que invirtiendo en la ESA y manteniendo la inversión en el tiempo, podía hacer, como así fue, que su industria se desarrollara, aprendiera, colaborara con las industrias europeas y llegara a ser una industria puntera. En España tenemos talento y capacidad a raudales. Me encanta ver cómo los brillantes jóvenes ingenieros, científicos y abogados españoles brillan al más alto nivel en la ESA y en las industrias europeas. La historia de España en el espacio debería extenderse a otros sectores clave.

    Discrepo un poco de tu argumento de que la industria española no tenía nada que ver en el lanzador (Vega) cuyo fallo ocasionó la pérdida de Ingenio. Vega no es “una lanzadera alquilada”; es un lanzador europeo, con una participación importante de la industria española, si bien es cierto que nuestra industria no tuvo nada que ver con el fallo (eso lo podemos asegurar incluso antes de conocer el resultado de la investigación en curso)

    Finalmente, está muy bien que la industria española haya aprendido con el desarrollo de Ingenio y que ello la haya capacitado para obtener responsabilidades importantes en programas de la ESA (la misión LSTM es una de ellas) No obstante, no deberíamos perder de vista que, si la misión Ingenio fue concebida en su día, era porque se consideró importante el acceder a los Datos que dicha misión iba a proporcionar a este país. Que yo sepa, las necesidades no han cambiado y esos datos son todavía interesantes. No comprendo por qué no se ha invocado la oportunidad de fabricar un nuevo satélite, un recurrente de Ingenio. El coste sería marginal, pues los costes de desarrollo, el segmento suelo, incluso algunos equipos de vuelo, etc, ya han sido amortizados. Además, no lo puedo asegurar porque no he tenido acceso al contrato de lanzamiento, es posible que Arianespace, si se determina que es responsable del fallo, tenga la obligación de lanzar el nuevo satélite a coste cero. En la ESA, siempre que hemos tenido un fallo en una misión, no hemos perdido tiempo en proponer la fabricación del satélite de recambio, aludiendo las razones arriba invocadas.

    Un saludo, y muchas gracias por abrir este blog.

  • Carlos García Suárez

    2 de diciembre de 2020

    Querido Francisco, los Españoles históricamente, y desgracidamente sigue siendo así, son los peores enemigos de los Españoles. Tal vez haya que vivir y trabajar fuera para ver claramente cúan singularmente destructiva es la crítica infundada, ignorante, cuando no malintencionada. España tiene muchas cosas muy buenas, incluyendo una notable capacidad tecnológia. Solamente hace falta que los críticos habituales, fundamentalmente ignorantes, se enteren. Muchas gracias.

Responder a Paco Marín Cancelar Respuesta

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.